Nunca rompas el silencio si no es para mejorarlo

Ludwig van Beethoven